¿Cómo son los piojos?

LOS MITOS Y LOS HECHOS

Los piojos son insectos que se encuentran en los humanos - en la cabeza, el cuerpo y en el pubis. Los piojos de cada zona tienen su propia forma y sobreviven en ambientes distintos aunque todos se alimentan de sangre humana y dependen de nuestros cuerpos para calor y humedad. Los piojos de la cabeza, o pediculus humanus capitis sobre los cuales trataremos en MADRES CONTRA PIOJOS, no se trasladan de su ambiente original.

Proporción entre la cerilla y los piojos
Una ladilla y un piojo

Tienen una longitud de entre dos y tres milímetros y son de color gris café y alargados. Se transmiten por contacto directo de los cabellos - no saltan ni vuelan, ni se encuentran en los animales domésticos ni en la hierba.

El picor que se asocia con los piojos es debido a que se alimentan seis veces al día y que la saliva que inyectan para facilitar esta labor es irritante. Los piojos viven unos 33 días y las hembras ponen unos 150 huevos o liendres durante su edad adulta. Estas liendres son ovaladas y de color marrón claro, y las vivas se encuentran a medio centímetro del cuero cabelludo. Eclosionarán después de una semana y, una vez vacías, las liendres tendrán un color blanco. Los bebes o ninfas  (puntitos oscuros) tardarán otra semana en hacerse piojos adultos. Las liendres miden un milímetro y a veces se confunden con la caspa. Se diferencian en que la caspa se desprende fácilmente al remover los cabellos, mientras que las liendres, incluso vacías, permanecen firmemente pegadas al tallo de cada pelo mediante una sustancia parecida al cemento que es muy difícil de disolver.

La infestación por piojos es endémica en España (y en muchos otros países desarrollados o no). Desde los años setenta se ha observado un aumento en los casos siendo los niños de edad escolar los más afectados. El tipo de pelo es determinante ya que la incidencia es más alta entre la raza blanca y la oriental, y más baja entre la raza negra.

Estos parásitos no transmiten enfermedades y no presentan en sí mismos ningún riesgo para la salud pública. Sin embargo lo que sí es preocupante es la alarma social que crean y que está ocasionando un estrés para muchas madres y la pérdida de mucho tiempo y dinero.

Es inevitable el contacto entre los pequeños  

Lo realmente peligroso es la cantidad de productos químicos o insecticidas que se están echando en las cabezas de muchos niños indiscriminadamente y que sí representa un serio problema para la salud. Los piojos de la cabeza afectan a todos los estratos sociales y es incorrecto circunscribirlos únicamente a poblaciones marginales. Lo cierto es que los champús normales y el agua no los eliminan. En todas las clases sociales hay niños menos atendidos que otros que pueden actuar como foco de difusión.

Se considera también que es en los colegios donde hay más probabilidades de tener piojos cuando la realidad es que nuestros hijos tienen las mismas posibilidades de sufrir una transmisión por medio de un amigo cercano a la familia. No hay que olvidar que los brotes de pediculosis son muy típicos durante las vacaciones de verano. Los niños juntan las cabezas más durante las horas de juego que de estudio y evidentemente pasan más tiempo jugando fuera del colegio. (Por esta razón hay menos casos de pediculosis entre los niños más tímidos y menos sociables)

Muchos padres consideran a los colegios como los únicos responsables de los "contagios" cuando lo cierto es que somos nosotros, los padres, quienes tenemos que vigilar y proteger más de cerca nuestros hijos. El colegio no tiene la obligación de tener personal sanitario dedicado a inspeccionar todas las cabezas, pero en cambio sí de proporcionar a los padres consejos y una información completa (si se solicita) y de tomar medidas cuando se sepa que un niño está actuando como foco de difusión. (Estos niños suelen tener liendres blancas en abundancia a varios centímetros del cuero cabelludo).

Si te encuentras muy agobiada y no ves luz al final del túnel, no dejes de entrar en nuestra sección ‘Cartas’. Recibimos unas 15.000 visitas al mes y como verás reflejado en esta sección  – no estás sola.