Tratamiento

¿CÓMO ACTUAR FRENTE UNA INFESTACION?

Página 3 de 1 2 3

 

Nunca se debe utilizar un insecticida químico 'por si acaso' porque contribuiremos a la aparición de resistencias. Si es nuestra 'primera vez' y no estamos seguros de que el 'bicho' es un piojo, podemos pegarlo a un trozo de papel con cinta transparente y enseñarlo a un farmacéutico. A pesar de la aparición de resistencias, la permetrina sigue siendo el pediculicida más recetado debido a su baja toxicidad para el hombre. Sin embargo,  debido a esta reducida eficacia hay una tendencia a dejar este producto toda la noche en la cabeza en lugar de hacerlo únicamente durante los diez minutos aconsejados por los laboratorios. Según la revista médica The Lancet parece haber menos fracasos de esta manera y aparentemente no lleva aparejados riesgos para la salud. Las cremas/lociones son más eficaces que los champús ya que no requieren tener al niño sentado durante un largo periodo de tiempo en la bañera y al no ser necesario mezclar el producto con agua su correcta aplicación es más sencilla. Hay que leer bien la etiqueta ya que no se debe aplicar a niños con menos de dos años, ni a mujeres embarazadas o en periodo de lactancia. Casi todos los productos requieren cubrir posteriormente la cabeza con un gorro. Los aerosoles se deben aplicar en una zona bien ventilada.

En algunos países se receta ivermectina, un tratamiento por vía oral, para las infestaciones agudas, aunque este producto no está aprobado en España ni en los Estados Unidos para tratar la pediculosis.

Los piojos no se encuentran en la hierba

 

Los tintes con amoniaco sí que sirven para las 'madres con piojos'.

Para el picor psicológico (o para el hermano que 'posiblemente' esté infestado) es mejor emplear un peine detector anti-piojos o hacer el tratamiento con aceite de bebes.

Para el tratamiento hay que seguir tres reglas de oro: tratar toda la cabeza una segunda vez a los 8/10 días; revisar durante un mes la cabeza cada tres días, y no confiar al 100% en ningún sistema. Conviene recordar también que la probabilidad de fracasar se reduce si se eliminan todas las liendres mecánicamente. Es muy típico oír decir a las madres "le han vuelto a pasar piojos" cuando lo más probable es que no se haya realizado adecuadamente el tratamiento (o se ha usado un producto que ha perdido eficacia) y que el niño siga con los mismos piojos. Por esta razón, aparte de las revisiones obligatorias, recomendamos un tratamiento de apoyo adicional, preferiblemente el de vinagre, unos días después del tratamiento inicial, o invertir en el peine microacanalado (producto favorito de las madres que nos escriben).

No dejéis de leer nuestras últimas recomendaciones